La importancia del turismo

La industria "sin chimenea"

Una de las actividades económicas y culturales más importantes con las que cuenta un país hoy en día es el turismo, que también se le llama “industria sin chimenea”  pues genera un impacto económico bastante importante sin desastres ecológicos o impactos negativos al ambiente.

Independientemente de los diversos tipos de turismo que existen hoy en día, esta industria genera el movimiento y reactivación económica del lugar donde se desarrolla, así, todos los países generan empleos, obras de infraestructura, desarrollos gastronómicos y hoteleros, crecimiento de los transportes, etc. así que es de suma importancia el cuidado de cada país para desarrollar este ramo.

Según las estadísticas

Las estadísticas dicen que en 1950 se registraron 25 millones de turistas internacionales y en 2014 aumentó a 1.133 millones, con esto nos podemos percatar del gran crecimiento que otorga el turismo al sector económico de una comunidad, de las empresas y del progreso socioeconómico.

De acuerdo a la Organización Mundial del Turismo, hoy en día, el volumen de este ejercicio es igual o mayor que el de las exportaciones de petróleo, productos alimenticios o automóviles; y 1 de cada 11 trabajadores colaboran en sectores relacionados al turismo ya sea directa o indirectamente.

El turismo también es un aspecto clave en la promoción de un país para el mejoramiento de la reputación y el posicionamiento, promoviendo todas sus fortalezas como cultura, deportes, empresas, destinos históricos, eventos, educación, inversión, etc., y así poderle dar al mundo incentivos para visitar o invertir.

Sin quitarle la importancia y dejando a un lado las cifras o aspectos empresariales, el turismo también es importante en la vida de las personas pues el visitar nuevos lugares turísticos o trabajar en ellos, cambia totalmente nuestra percepción de las cosas, apreciamos la vida, la gente, los valores, pero sobre todo nos hace felices, crecer, redescubrirnos e interactuar en realidades diferentes a la nuestra. El turismo no es solo una industria es una forma de vida.

(Marca país se refiere a aquella estrategia de marketing y comunicación que se implementa con la finalidad de mejorar la reputación y el posicionamiento de algún país en específico, promoviendo sus principales fortalezas como la cultura, los deportes, las empresas, los destinos históricos, etc.)

En este sentido, el turismo contribuye a elevar el perfil del lugar en general, mostrándole al mundo todo lo que tiene para ofrecer. Además puede proporcionar un incentivo para la inversión en infraestructura, como carreteras y redes ferroviarias, así como el financiamiento de los servicios médicos y educativos locales, lo que nuevamente impacta en la economía y en la calidad de vida de los habitantes.

El turismo nos hace crecer

Visitar nuevos lugares cambia nuestra manera de ver las cosas y nos hace apreciar las diferencias, nos da vitalidad y nos sitúa en el momento presente, dos claves para la felicidad.

No hay mejor manera de conocer la riqueza de un lugar y aprender de él, que vivirlo a través de las experiencias de la gente local y tomar cada momento como una oportunidad de crecimiento, probar comida distinta, aprender nuevas palabras, adoptar nuevos hábitos y hacer nuevos amigos, nos llevará a romper viejas creencias y a redescubrirnos.

Si bien todos estos datos pueden conocerse a través de enciclopedias, mapas y fotos, es sólo a través del turismo que la persona puede interactuar directamente con esas realidades diferentes a las que uno acostumbra a experimentar, pudiendo así enriquecer su propia cultura y experiencia personal.